16 julio 2007

¿Por qué las monedas se hacían de oro? (I)

Foto de CNG coins bajo una licencia Creative Commons
Pensemos un segundo en lo que es el dinero. Para empezar es algo que tiene valor. Vale, es algo que tiene valor, pero... ¿que valor tiene una cosa? Pues exactamente lo que esté dispuesta la gente a pagar por ello. Parece un pez que se muerda la cola.

Bien, vayamos paso por paso. Advierto que la entrada es un poquito larga y que además en algunas partes puede ser espesa, pero creo que es interesante y que vale la pena (Proximo hace más autopromoción que TVE1).

Supongamos una economía basada en el intercambio de bienes. Tu tienes huevos yo tengo harina. ¿Cuantos huevos me das por un kilo de harina? Supongamos que 3 pero tu vecino me ofrece 4 por la misma cantidad de harina. Pues compro al vecino, y un kilo de harina valdría 4 huevos.

Pero este sistema tiene varios problemas. El intercambio suele ser al momento así que si en ese momento no tienes huevos no te venderé mi trigo por mucho que hace 1 semana tuvieses 1.000 por lo tanto hay una clara desventaja de los bienes perecederos. Si yo vendo arcos y flechas los puedo guardar 5 semanas si quiero y intercambiarlos en el momento adecuado, pero un productor de huevos tiene que vender toda la producción antes de 1 semana, además aquello que compre tendrá que consumirlo antes de que pase cierto tiempo, si son productos perecederos.

Vale pues en vez de comprar productos perecederos a cambio de huevos compramos arcos y flechas. Pongamos que por 12 huevos te dan un arco y por 3 kilos de harina (4 huevos es un kilo de harina) te dan otro arco. Si yo produzco la harina hoy y dentro de un mes tus gallinas empiezan a tener huevos no habrá problema yo hoy vendo mi harina a quien sea a cambio de arcos y luego tú me das los huevos a cambio de arcos.

Pero pasado un cierto tiempo la gente ya tendrá muchos arcos en casa (porque no se degradan y el fabricante de arcos no deja de producirlos). Así el hecho que te cobren solo 1 arco por 12 huevos es muy poco, tu tienes muchos en tu casa. El vendedor lo sabe y a cambio de huevos te pide 2 arcos en lugar de 1, como puedes pagarlo aceptas. Pero para que tus reservas de arcos no disminuyan decides que a partir de ahora tu harina también valdrá el doble. Esto es lo que se llama inflación :) Dependiendo de lo listo que sea el fabricante de arcos, seguirá produciendo o disminuirá la producción. Pero parece evidente que el valor de los arcos oscila con demasiada facilidad dependiendo en última instancia del fabricante de arcos, y esto se traduce en que las personas sus ahorros tienen un valor impredecible.

Al final nos damos cuenta de que los arcos no es un buen sistema, porque aunque se pueden ahorrar, su valor varía. Y si varía (disminuye en este caso) es porque el número de arcos en circulación sigue aumentando. Entonces si encontramos algo que no sea perecedero y que la cantidad de esa cosa sea constante, ya tendremos un buen sistema.

Aquí es donde entra en juego el oro. La cantidad de oro es más o menos constante (no se puede fabricar y encontrar más no es sencillo ni se tarda poco) y al no oxidarse ni degradarse no es perecedero. Ya está ya lo tenemos. Además el oro tiene dos ventajas extra.

La primera es que es escaso. Así que la riqueza tiene un orden de magnitud de gramos de oro, porque como la riqueza está repartida, el oro también lo está y como es escaso tocan a pocos gramos por persona. Así que no tenemos que cargar con maletas llenas de un material que sirva para el intercambio.

La segunda es que gracias a Arquímedes (y su famoso Eureka) es fácil saber si es falso así que no se puede "fabricar" una réplica tampoco.

Bien, ahora tenemos algo que sirve de intercambio, que no es perecedero, que mantiene su valor (no se puede fabricar ni falsificar) y que es cómodo de transportar. Nos iguala en cierta manera a todos.

Así que cuando alguien me dice la frase de: "Sólo cuando el último árbol esté muerto, el último río envenenado, el último lobo exterminado y el último pez atrapado, el hombre se dará cuenta de que el oro no se puede comer" pienso, no es el oro el problema, si no la avaricia.

Me está quedando un poco largo el artículo, así que voy a dejar para mañana la segunda parte.

PS: Para ser rigurosos no es totalmente exacto todo esto pero es muy buena aproximación.

Comentarios

3 comentarios:

sucun dijo...

No se si me adelanto a la segunda parte pero creo que al uso del oro como moneda hay que añadirle al menos dos importantes razones más:
-El oro es uno de los primeros metales (o el primero) que conoció el ser humano ya que es de los pocos que se encuentra en la naturaleza en su forma metálica y no como mineral.
-El oro siempre ha tenido un componente sagrado para el ser humano. Su brillo dorado ha hecho que se relacionase con el Sol y, como ya sabemos, el Astro Rey pronto fue la divinidad predilecta de nuestros antepasados.
Creo que sin contemplar estos dos aspectos no se puede entender el influjo que el oro siempre ha tenido sobre el ser humano.

Proximo dijo...

Totalmete de acuerdo con la primera, ya hablamos de ello en la entrada aluminio más caro que el oro.

La segunda no tan de acuerdo :). Las cruces de madera también tienen un componente sagrado y serían mala moneda. Aquí el elemento importante es que hay que mantener el valor.

Se agradece el comentario.

Anónimo dijo...

Primero se usaba el oro por el valor generalizado del oro, es decir se 'equivale' una pieza de oro con el valor de una cosa, dos piezas de oro por el valor de otra cosa mas grande y asi sucesivamente. Pero el Estado guardo todo el ORO y garantizo que el papel de colo representara el valor del oro, es decir si poseeia un kilo de oro, podria sacar una moneda que equivalga a un kilo de oro, o varias monedas que equivalgan a gramos de oro, entonces, dependiendo de muchas otras cosas, una cosa podria costar 1 gramo de oro representado por un papel o quiza diez gramos o veinte. A eso se suma la oferta y la demanda, la acumulacion de dinero en pocas manos, y mcuhas otras cosas que hacen que algo cueste mas o cueste menos.