27 marzo 2014

Tanque de gas oxidado

La situación es la siguiente. Un tanque de gas privado en la azotea si es un grupo de viviendas o uno más pequeño de 2.500 litros por ejemplo en el jardín si es un particular, algo oxidado, sobretodo por la parte abombada del tanque.

Y un buen día aparece olor a gas, que hace que nos pongamos nerviosos. Normalmente el fallo no es en la parte oxidada, los tanques tienen un grosor considerable, tanto que muchos tanques "nuevos" son en realidad viejos a los que se les ha quitado el óxido superficial, pintado, retimbrado (es decir se les ha sometido a una prueba de resistencia) y seguramente a una radiografía de las soldadura. La fuga suele venir de alguna junta de la valvulería. Una manera rápida de comprobarlo es coger un pulverizador (como el de los limpiacristales), y llenarlo de agua y jabón para la vajilla, en una proporción 1:5 (depende del tipo de jabón por supuesto) y un día poco ventoso pulverizar en la valvulería. Si se forman burbujas ahí está la fuga.